Energía perfectamente controlada.
Y sincronizada.

La Laserterapia MLS® ha nacido de la investigación científica de ASAlaser para superar los límites de eficacia y seguridad de la laserterapia tradicional y para aprovechar al máximo, y todas juntas, las ventajas de la potencia baja y alta.

Así hemos elaborado un impulso nuevo, refinado y complejo, que transfiere de manera eficiente la energía de la luz a las estructuras anatómicas que son objeto de la terapia. La energía, que está canalizada a través de un grupo óptico de nueva concepción y que se distribuye homogéneamente en una amplia área destinataria, activa los fotorreceptores de esa zona e involucra también el tejido subyacente.

El impulso MLS® (Sistema Multionda Cerrado) está basado en dos emisiones combinadas y sincronizadas: una es asimilable, en términos de potencia, a la LLLT (Terapia láser de baja intensidad), mientras la otra tiene las características típicas de la Alta Potencia.

Los modos de suministro y el balance correcto de las potencias permiten aprovechar contemporáneamente, y con seguridad, los efectos positivos de Alta Potencia y LLLT.
La originalidad de los componentes del impulso también asegura mayor eficiencia y reduce aún más los tiempos de tratamiento y el número de aplicaciones.

El impulso MLS® modula el metabolismo celular y mejora el aporte energético.
De hecho, el aumento de PP1 (Proteína fosfatasa 1), inducido por el proceso terapéutico, ajusta el proceso de relajamiento/contracción del músculo y estimula la acumulación de las reservas de glucógeno (fuente de energía necesaria para la actividad).

Los efectos térmicos de la Laserterapia MLS® generan efectos fotomecánicos indirectos que originan a su vez el estrés mecánico a nivel celular. En el músculo, come en los demás tejidos con función mecánica, este tipo de estrés favorece el trofismo, la homeostasis y la diferenciación celular: por lo tanto favorece la reparación de los daños en los tejidos.

El impulso MLS® produce efectos térmicos controlados y debajo del umbral de peligrosidad. De esta manera estimula las reacciones bioquímicas y la vasodilatación, aumentando el aporte de oxígeno y de nutrientes en la zona tratada. La vasodilatación moderada facilita la resolución del proceso inflamatorio y la reabsorción del edema.

Estos resultados, unidos a la propia acción analgésica del tratamiento, son la causa de la rápida reducción de la sintomatología dolorosa que se cita en muchos estudios clínicos.

La tecnología que expresa las funcionalidades del impulso láser MLS® es patentada y fue aprobada por la FDA de Estado Unidos.

Para garantizar a los pacientes beneficios concretos, rápidos, medibles. Siempre.